Aprende a Tratar Naturalmente Tus Problemas de Epicondilitis ó Codo del Tenista | TUSALUDESVIDA

Aprende a Tratar Naturalmente Tus Problemas de Epicondilitis ó Codo del Tenista

La Epicondilitis, ó llamada más comúnmente Codo de tenista es generalmente causada por el uso excesivo de los músculos y tendones alrededor del antebrazo y codo, lo cual puede causar dolor alrededor de la parte externa del codo. Los tendones también están involucrados en el movimiento de la muñeca y, cuando se inflama esta puede causar dolor.

El codo de tenista muy a menudo afecta a las personas entre las edades de 35 y 65 años. Es muy común entre las personas que juegan tenis, squash, bádminton, squash, la esgrima y el levantamiento de pesas. También afecta a personas con trabajos o pasatiempos que requieren movimientos repetitivos como carpintería, utilizando herramientas de plomería, escribir, pintar, barrer y tejido de punto. Afecta sobre todo a los brazo dominante.

Remedios Caseros Para La Epicondilitis

La cúrcuma
La cúrcuma contiene curcumina, que funciona como un agente anti-inflamatorio, así como un analgésico natural. Además, la cúrcuma es rico en antioxidantes que eliminan los radicales libres y acelera el tiempo de curación.

Preparación: Mezcla una cucharadita de cúrcuma en polvo en una taza de leche. Calentar a fuego bajo. Agregar un poco de miel y, a continuación, beber dos veces al día, al menos durante un par de semanas.
Otra opción es tomar 250 a 500 miligramos de cúrcuma cápsulas tres veces al día, pero consulte con su médico primero.

El Jengibre
El jengibre tiene fuertes propiedades anti-inflamatorias que ayudan mucho en el alivio de los síntomas del codo de tenista o epicondilitis

epicondilitis

Preparación: Corta un pequeño trozo de raíz de jengibre y hervir en dos tazas de agua durante 10 minutos. Colar y agregar un poco de miel. Beber lentamente, tres veces al día hasta que el dolor se ha ido.
La aplicación de una cataplasma de jengibre en la zona afectada también ayudará. Tomar cuatro cucharadas de jengibre fresco rallado y se envuelve herméticamente en una bolsa de algodón. Coloque la bolsa en agua caliente durante menos de un minuto y deje que se enfríe. Ponerlo sobre la zona afectada durante 15 minutos. Repita el proceso varias veces al día hasta que haya mejoría con tus problemas de epicondilitis.

comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *