El Síndrome del ojo seco: qué es y cómo combatirlo de forma natural | TUSALUDESVIDA

El Síndrome del ojo seco: qué es y cómo combatirlo de forma natural

El síndrome del ojo seco, es una enfermedad que se desarrolla cuando los ojos no producen suficiente lubricante lagrimal para mantener húmeda su superficie. Esto produce una respuesta inflamatoria en sus delicados tejidos y, además, genera molestias como la comezón, el enrojecimiento y la sensibilidad.

Cuando no se atiende de forma adecuada, puede influir en el deterioro de la córnea y la conjuntiva. Es más frecuente entre las personas de la tercera edad, aunque puede darse desde edades jóvenes cuando hay exposición a ambientes contaminados o lesiones.

La buena noticia es que sus síntomas se pueden controlar de forma natural, ya que algunos ingredientes humedecen la zona afectada sin causarle irritación o efectos indeseados.

¿Causas del síndrome del ojo seco?

Esta patología ocular no tiene una causa exacta definida, aunque un gran número de casos están relacionados con los cambios hormonales.

En general, la afección puede producirse por:

-Envejecimiento, dado que la secreción de las lágrimas disminuye con la edad

-Disminución en los niveles de estrógenos

-Uso de lentes de contacto

-Cirugías oculares

-Exposición prolongada al sol

-Consumo de medicamentos para el resfriado

-Exposición a ambientes con aire acondicionado

-Humo de cigarro

-Enfermedades crónicas como el párkinson y la diabetes

¿Cómo se manifiesta el síndrome del ojo seco?

Los síntomas del síndrome del ojo seco son variables en cada paciente, casi siempre en función de los factores que lo provocan.

Entre sus manifestaciones clínicas más comunes cabe mencionar:

-Sequedad ocular

-Sensación arenosa en los ojos

-Molestias al parpadear

-Enrojecimiento de los ojos

-Picor y escozor ocular

-Aumento de la sensibilidad a la luz

-Visión borrosa

-Dolor de cabeza

Tratamientos naturales para el síndrome del ojo seco

Para sobrellevar los síntomas de esta enfermedad suelen recetarse lágrimas artificiales, que pueden contener o no conservantes.

Estas se usan de 2 o 4 veces al día, dependiendo de la severidad con la que se presente el problema. Sin embargo, de forma adicional, se pueden tener en cuenta varios remedios naturales que también contrarrestan la sequedad.

Compresas con manzanilla

Las compresas con infusión de manzanilla son un tratamiento antiinflamatorio que disminuye el enrojecimiento y picor causado por la enfermedad del ojo seco.

Ingredientes

-2 cucharadas de manzanilla (20 g)

-1 taza de agua (250 ml)

Preparación

-Agrega la manzanilla en una taza de agua hirviendo y déjala reposar 15 minutos.

Modo de uso

-Cuando el líquido este tibio, aplícalo sobre los ojos con dos trozos de algodón o paños limpios.

 

-Deja que el tratamiento actúe durante 10 minutos y repítelo 2 veces al día si lo consideras necesario.

Compresas con té negro

El té negro está lleno de sustancias antioxidantes y antiinflamatorias que ayudan a proteger las áreas externas de los ojos cuando estos no producen suficiente lubricante lagrimal.

Ingredientes

-1 taza de agua (250 ml)

-2 cucharadas de té negro (20 g)

Preparación

-Pon a hervir una taza de agua y, cuando llegue a ebullición, agrégale la cucharada de té negro.

-Deja que la bebida repose durante 20 minutos y cuélala.

Modo de uso

-Tras comprobar que la bebida está tibia, sumerge un par de trozos de algodón en el líquido y aplícalo sobre los ojos.

-Deja que actúe 10 minutos y repite el tratamiento todos los días.

-Si gustas, lleva la bebida al refrigerador para aplicarla bien fría.

Rodajas de pepino

El clásico remedio con rodajas de pepino continúa vigente como una solución natural para los síntomas que afectan la visión por el exceso de sequedad.

Ingredientes

-rodajas de pepino

Preparación

-Pon las rodajas de pepino en el congelador y déjalas enfriar durante 2 horas.

Modo de uso

-Cuando estén bien frías, aplícalas sobre los ojos, mínimo durante 10 minutos.

-Te recomendados cortar 4 rodajas, porque de este modo podrás cambiarlas cuando empiecen a perder la temperatura fría.

fuente: https://mejorconsalud.com

 

comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *