Te mostramos como proteger a tu familia usando un tenedor como sistema de seguridad casero | TUSALUDESVIDA

Te mostramos como proteger a tu familia usando un tenedor como sistema de seguridad casero

La delincuencia aumenta cada día más alrededor del mundo, por ello es que debemos proteger a nuestra familia para que no les pase absolutamente nada.

Existen una gran cantidad de sistema de seguridad que nos mantienen seguros, si bien tienen un precio elevado esto no quiere decir que sea la única opción para mantenernos seguros.

A continuación les daremos a conocer como es que pueden tener un sistema de seguridad casero que te ayudará a proteger a tu familia, para ello solo tendrás que utilizar un tenedor. ¿Increíble verdad?

Sistema de seguridad casero

Si deseas proteger todo aquello que quieres, te contamos cómo utilizar un tenedor para mantener la seguridad de tu hogar. Ahora podrás salir sin tener nada de qué preocuparte.

1. Antes de comenzar con tu sistema de seguridad casero, consigue un tenedor resistente. No es necesario que sea algo costoso, sólo lo suficientemente fuerte. Los dientes del mismo deberán tener unas dos pulgadas de largo. A su vez, el mango de forma cónica o triangular son los más recomendados.

2. Ahora necesitarás un marcador permanente. Introduce el tenedor en el orificio de cierre, también llamado enganche. Con el marcador, realiza una línea sobre los dientes para calcular la profundidad.

3. Ayúdate con una morsa de banco fija (prensa de banco). Coloca el tenedor, sostenido por debajo de la línea que realizaste con el marcador.

4. Una vez fijado, toma un martillo y dobla los dientes unos 90º.

5. Luego deberás cortar el mango: Nuevamente, fíjalo en la morsa de banco. Con una pequeña sierra (o con la herramienta que prefieras) separa el mango de los dientes.

6. Toma las dos piezas resultantes. El mango debe poder deslizarse fácilmente por la ranura o espacio que existe entre los dientes del tenedor.

¿Cómo funciona el sistema de seguridad casero?

1. Inserta los dientes doblados del tenedor, en el orificio de enganche.

2. Cierra la puerta.

3. Cruza el mango por la ranura que existe entre los dientes. Eso funcionará como una traba de puerta, que bloquea el ingreso, incluso cuando la puerta no esté cerrada con llave.

fuente: https://universonatural.social

comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *